Facial, Rutinas, Tratamientos

Siento mi piel deshidratada, ¿Qué tengo que hacer?

Hola a todos. ¿Cómo estáis? Seguro que muy bien.

En esta entrada vamos a hablar de las pieles deshidratadas. Ya sabemos que por definición (y lógica, jajajaja…), una piel está deshidratada cuando le falta agua. Te recuerdo que hasta las pieles más grasas pueden estar deshidratadas!!!! Así que, ojito!! No te vayas a confundir. Venga, sigamos….

La sequedad que presenta esa piel puede ser debida por varios factores: el clima y cambios de estación, estar expuestos a la calefacción o aire condicionado, el exceso de limpieza, peelings (exfoliantes abrasivos o químicos), por el uso de jabones o tensioactivos demasiados agresivos (los sulfatos, por ejemplo), por la toma de determinados medicamentes, etc…. Todos estos factores pueden hacer que perdamos agua y tengamos esa sensación de piel de lagarto. Y ahora qué? Cómo podemos dejar nuestra piel en un buen estado hídrico?

Mara Makeup: Mis productos de Limpieza Facial

Estos son algunos consejos que puedes seguir para tratar la deshidratación cada día.

  • Empieza a beber más agua e intenta dormir bien (8h). Aunque es de lógica mucha gente no tiene el hábito de beber agua. La hidratación debe empezar desde dentro, y es probable que no estés bebiendo el agua suficiente. Bebe entre un litro y medio y dos litros de agua cada día para mantener una hidratación correcta en tu cuerpo que se vea reflejada también en tu piel. Mientras tu piel se recupera de la deshidratación, intenta evitar el estrés, ambientes y estancias sobrecalentadas donde tu cuerpo evapore el agua con más facilidad.
  • Practica la Doble Limpieza. Cuando te levantes, por la mañana, no es tan necesario usar un limpiador muy potente ni mucho menos la doble limpieza (si tienes tu ritual de cuidados y quieres hacerlo, genial). Sin embargo, con un limpiador muy suave, con un ph que respeta tu manto hidrolipidico, con una textura que sea adecuada a tus gustos y al estado de tu piel, se retira las impurezas excretadas por la noche y listo! Piel #limpina y fresquina, como dice la Cristina Mitre. Por la noche, sí o sí te recomiendo dedicar un tiempo más larguito para disfrutar del ritual facial. En ese momento la doble limpieza es perfecta!! Primero empezamos con un balsamo en aceite, agua micelar con aceite o un aceite desmaquillante. Tambien puedes usar oleo gel o cremas/leches desmaquillantes. Lo que más te guste. Según lo que hayas usado se retira el producto con una toalla o muselina. A continuación utilizamos un limpiador con tensioactivos suaves que ayuden a arrastrar la parte hidrófila que haya quedado sobre la piel. Puedes usar una leche, espuma o mousse limpiadora, geles o jabones grasos en barra. ¡Ojo con el Ph!
  • No te recomiendo las toallitas desmaquillantes por cuestiones medio ambientales (generan demasiados residuos y no son biodegradables), y además, pueden causar irritaciones por las frotacciones en la piel. Tampoco limpian muy a fondo. Si sólo la quieres para retirar esa primera capa de maquillaje, por ejemplo, los balsamos o aceites desmaquillantes funcionan muuuuy bien. Puedes incluso tener discos desmaquillantes de tela lavables y reutilizables (incluso para la zona de los ojos!)
  • Evitar usar demasiado agua en tu rutina de cuidados. Pensamos que el agua hidrata la piel, sin embargo, es al revés, deshidrata la piel. Sobre todo si además usamos agua caliente: facilita la evaporación del agua de nuestra piel y te produce esa sensación de sequedad. Debemos pensar que el agua normalmente contiene un alto contenido en óxidos, como son el de calcio y magnesio, que hacen que su pH ronde un pH= 7-8.5 en función de dónde estemos. Por eso, lavar el rostro con agua puede resultar demasiado agresivo de manera diaria si tenemos tendencia a la deshidratación.
  • Productos con PH adaptado. Además de los cosméticos para cuidar e hidratar la piel, ten en cuenta los productos que utilizas para tu higiene a diario. Los jabones que utilices en tu rostro, cuerpo y cabello, deben tener un pH adaptado y no contener agentes que puedan ser agresivos con tu piel. Lo mejor es emplear limpiadores suaves o oleo-geles durante la limpieza, ya sea diurna o nocturna. En cuanto a ingredientes activos que evitan la perdida de agua lo mejor es que exista una sinergia entre ingredientes oclusivos, emolientes y humectantes. Algunos de mis favoritos son: la manteca de Karité, la glicerina o el ácido hialurónico.
  • Evita perfumes en las formulaciones. Aparte de ser de los ingredientes que más alergias producen, debido a su naturaleza alcohólica son potencialmente irritantes y por tanto, nada agradables. Es cierto, que depende mucho del tipo de piel y la fórmula que tengamos delante, pero no es un ingrediente necesario en tu formulación. Fórmulas hipoalergénicas o testadas dermatológicamente (aunque no sean reclamos estandarizados por la EU), suelen ser más suaves.
  • Utiliza productos para la piel poco agresivos. En estos momentos en el que nuestra piel está en un estado tan delicado de tirantez y deshidratación, debemos prestar especial atención a los productos que le aplicamos (intenta evitar os productos astringentes o con alto contenido en alcohol denat.
    • Al igual que con los perfumes, cremas, tónicos o jabones con alto contenido en alcohol estos resecan la piel.
    • En las formulaciones el alcohol (alcohol denat.) no es malo, ya que sirve de vehículo para otros ingredientes de la fórmula y actúa como antiséptico, sin embargo, su uso diario y prolongado hace que nuestra piel se irrite.
    • ¿Cómo saber si lleva demasiado alcohol? Complicado. El olfato suele ayudar pero sobre todo el tipo de producto cosmético. Los tónicos con ingredientes principales como el alcohol pueden ser demasiado irritantes si no incluyen activos como el bisabolol o pantenol para contrarrestar este efecto.

     

  • Pásate a los productos orgánicos y/o con buenas formulaciones, que no sean muy agresivos para asegurarte de que no estás irritando aún más tu piel. Utiliza leches, aceites y otros cosméticos que no contengan detergentes y sean altamente hidratantes.
  • Protege tu piel de los agentes externos. Cuando hablamos de los factores externos que pueden contribuir a la deshidratación de tu piel, nos referimos, por ejemplo, al exceso de frío, calefacciones muy fuertes o a una exposición prolongada a los rayos del sol y/o agua caliente. Cuando tu piel esté deshidratada, protégete siempre de estos agentes externos e hidrátate siempre después de exponerte a ellos. Para ello los cosméticos sellantes y protectores solares cumplen esta función.
  • Hidratación al menos dos veces al día. Encontrar una buena crema hidratante es fundamental ya que tendrás que aplicarla al menos dos veces al día para revolver cuanto antes la hidratación a tu piel. Aplica crema hidratante por la mañana y antes de dormir, y siempre después de cada ducha.
  • Con estos consejos conseguirás reparar la barrera cutánea y reducir la sensación incómoda de tirantez, picor y sequedad que está provocando la deshidratación de tu piel. Comienza a tratarla cuanto antes para devolverle la luminosidad y mantener tu piel mucho más sana y bonita.

Si reconoces estos síntomas en tu piel, comienza cuanto antes un tratamiento para la piel deshidratada.

Si tienes dudas sobre cuál es el producto adecuado para tu tipo de piel, escríbeme. Hay muchas marcas cosméticas efectivas que te podré sugerir…

Estaré encantada de ayudarte!! Un beijinho.

Cris

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s