Uncategorized

El ser humano no envejece, se oxida!! (parte 1)

Las 7 bebidas más antioxidantes para frenar el envejecimiento

En este post vamos a hablar del daño oxidativo en la piel y lógicamente en nuestra salud. Para eso vamos a empezar del principio.

Cuando estamos todavía en la tripita de nuestras mamis no respiramos tal cual. A través de la placenta, que filtra el oxígeno y los nutrientes de la sangre de la mamá, el bebe va llenando los bronquios y pulmones de líquido amniótico. La entrada y salida de líquido va ejercitando sus pulmones para que estén en pleno funcionamiento una vez que haya nacido.  Interesante, ¿verdad? Para mí, muchísimo!!!! La naturaleza, el cuerpo humano, son temas fascinantes!!!!

Bueno, seguimos…. Para llegar a este mundo el bebé debe atravesar el canal del parto: la estrechez del mismo comprime su tórax y le ayuda a eliminar el líquido de sus pulmones. Una vez fuera del vientre materno, el aire entra por primera vez de forma pasiva en sus pulmones y le provoca un estímulo que genera su llanto.  Este llanto que coincide con su primera inspiración es muy beneficioso para él porque le ejercita los pulmones.

De una forma tremendamente mágica, en el cuerpecito del bebe ocurren modificaciones que le ayudan a realizar el cambio de respiración: se cierran ciertas comunicaciones del corazón y la sangre, que no llegaba a los pulmones, comienza a oxigenarse en ellos. Se establece así la respiración adulta y se abandona la fetal. Y a partir de ese momento ya empieza todo…. pero qué todo, Cris? El envejecimiento? Yaaa….? ¡Qué pronto, no?Jajajaja….

Nooo…. todavía no estamos envejeciendo porque precisamos crecer un poco más primero!! Jajajaja…  Según nuestra carga genética, nuestros hábitos de vida, lo que comemos a diario… de cómo nos cuidamos (por dentro y por fuera), envejecemos de una forma u otra. Sigamos leyendo….

Según la investigadora del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Santiago de Compostela, María Montero: «cuando el oxígeno pasa por las células se generan reacciones químicas que producen el llamado estrés oxidativo. Se trata de un desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad del propio cuerpo para protegerse y neutralizar el daño celular».

Entonces, cuando ya somos más grandes y se nos ha pasado el tiempo, a partir de qué edad envejecemos entonces? A los 30, 40, 50…?

En palabras del catedrático de Fisiología Humana, Francisco Mora, a los 30 años es cuando se empieza a deteriorar el programa genético.

Jaime Miquel, ex director del Laboratorio de Envejecimiento de la NASA, dice que a esta edad comienza el cambio de la fisionomía: aumenta el peso, baja el metabolismo y los niveles de ciertas hormonas, aparecen cambios en los patrones de sueño, se pierde memoria. Todo parece muy triste, verdad? Tranquilidad…. esto no es un proceso irremediable. Una dieta rica en frutas y verduras, el ejercicio físico moderado y la actividad mental ayudan a retrasar el envejecimiento y activan los factores neurotróficos capaces de rejuvenecer el cerebro. Qué bien, verdad? Aunque también hay un envejecimiento acelerado (o fotoenvejecimiento)? Lo sabías?

El fotoenvejecimiento es un envejecimiento interno determinado fundamentalmente por las alteraciones de la piel ligadas a la exposición solar crónica. Puede ser estimulado por factores ambientales como: el tabaquismo, malos hábitos, sedentarismo, dieta poco equilibrada, estres, depresión, la contaminación, el consumo de alcohol, drogas, entre otros.

Actualmente sabemos que la causa principal del envejecimiento humano en general se debe a los radicales libres. ya que casi todo lo que hacemos, naturalmente, produce radicales libres. Como habíamos comentado al principio del post, por el mero hecho de respirar y/o realizar reacciones bioquímicas o metabólicas, generamos radicales libres. Es decir: “el simple hecho de vivir envejece”. Pero, además, está demostrado que la radiación ultravioleta también nos genera radicales libres (y el uso de protectores solares químicos también contribuye a la formación de los radicales!!! Uauuuu! Qué interesante, verdad? Explicaremos ese tema en otro post, no te preocupes!!

Las contínuas y prolongadas exposiciones solares aceleran el envejecimiento de la piel dando como consecuencia modificaciones de piel a las originadas por el envejecimiento cronológico. Hay que tener en cuenta, además, que nuestra piel tiene “memoria” del sol y registra todas las agresiones que recibe a lo largo de la vida.

Está comprobado, que una persona que no ha tenido una protección adecuada en su niñez, especialmente en sus siete primeros años de vida, y ha sufrido quemaduras frecuentes, tendrá muchas más posibilidades de desarrollar lesiones cutáneas. El 90% de los cambios cutáneos en los ancianos son debidos al fotoenvejecimiento. Atención!! Cuidadín con las exposiciones al solares sin protección, chicos!!!

Los cambios en la piel debido a un exceso de exposición solar se van a dar en la vejez, aunque comienzan a notarse a partir de los 30 años. Sí, lo que has leído… 30 años o incluso menos!!!! Pero no te deprimas!!!!!

El cuerpo humano, que es una máquina perfecta, tiene mecanismos que neutralizan a los propios radicales libres. Sin estos mecanismos de neutralización resultaría imposible la vida de los seres aerobios. Y lo más importante es que podemos ayudar a nuestro cuerpo a no oxidarse tan rápidamente!!!!

¿Quieres saber cómo? Seguimos en próximo post…. ¿Me acompañas?

Un beijinho….

Cris

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s