Facial, Rutinas

Mi piel está deshidratada o seca? Cómo saber diferenciarla?

tratamiento piel deshidratada

La deshidratación es un problema común a todos los tipos de piel, y, aunque parezca extraño, las pieles grasas también se deshidratan. La piel es grasa porque tiene un exceso de lípidos, pero a la vez puede carecer de agua y estar deshidratada. Parece algo muy básico, pero a veces no es tan sencillo saber si tenemos la piel deshidratada o no, sobre todo si nuestra piel es de tipo graso. Entonces….

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS Y ASPECTO PRESENTA LA PIEL GRASA DESHIDRATADA?

Aspecto brillante, pero a la vez con descamación en zonas como parte superior de las cejas y aletas de la nariz.

Rugosa y áspera al tacto (por la deficiencia en el film hidrolipídico), y más gruesa en las zonas grasas.

•Está tirante (le falta suavidad y elasticidad por la falta de agua).

Enrojecimientos e irritaciones cutáneas y los poros dilatados más visibles;

Aspecto cansado, la piel se queda apagada y con falta de luminosidad;

•Sensación de disconfort (piel tensa y tirante), con la consiguiente aparición de “estrías de deshidratación”, alrededor de los ojos, los pómulos y el contorno de los labios como pequeñas líneas transversales visibles en la zona de los ojos, los pómulos y los labios, cuando ponemos los músculos en tensión y que desaparecen cuando nos relajamos. Para verlas prueba a sonreír y si tu piel está deshidratada, aparecerán al contraer los músculos de la cara.

Delicadas y reactivas: marcada sensibilidad al agua caliente y a los jabones, le afectan los cambios de temperatura y es propensa a congestionarse con la exposición al sol.

De esta manera, las características fisiológicas de la piel grasa deshidratada son, por un lado un aumento de la actividad de las glándulas sebáceas (mayor producción de sebo), y por otro lado una disminución de lípidos hidrófilos, lo que se traduce en una disminución de la capacidad de retención de agua en la piel. La cantidad de agua que retiene es insuficiente para mantenerla protegida, perdiendo en consecuencia elasticidad.

Y cómo podemos saber las diferencias entre una piel seca y una piel deshidratada? Vamos a por ello:

LA PIEL ES SECA SI:

  • Las glándulas sebáceas producen una baja cantidad de sebo que no es capaz de lubricar la piel ni conservar la humedad;
  • Tiene un tacto más áspero (por la baja cantidad de grasa) dejando un cierta sensación de tirantez, sobretodo después de lavarla con jabón o limpiadores;
  • Está un poco más sensible y se irrita con más facilidad al estar menos protegida (el manto hidrolipídico está desequilibrado ya que le falta grasa);
  • La sensación de sequedad es extrema generando descamación, picores, dermatitis o eccemas;
  • No vemos zonas brillantes, los poros son casi imperceptibles, la piel está apagada, acartonada.
  • El frío, el viento, la falta de humedad pueden aumentan la sensación de sequedad y tirantez;
  • Normalmente la tenemos así desde nacimiento (genética) y no podemos cambiar su estado tan fácilmente;

 

SEGÚN LA CANTIDAD DE GRASA (LÍPIDOS) PRESENTES EN LA PIEL, TAMBIÉN PODEMOS CLASIFICARLA COMO:

  • SECA-ALÍPICA: Si presenta una ausencia total de lípidos;
  • SECA-SECA: Si presenta una baja cantidad de sebo;
  • MIXTA CON TENDENCIA A SECA: Si hay más grasa en la zona “T” mientras que se nota una mayor sequedad en las mejillas y/o extremidades
  • Si presenta un exceso de grasa de forma generalizada estamos hablando de una piel GRASA;

 

Independiente de la clasificación la PIEL SE DESHIDRATADA cuando:

  • Las glándulas sudoríparas producen una muy baja cantidad de agua;
  • Al tocarla tiene una textura irregular y cuando hacemos un pliegue en la piel se puede apreciar líneas transversales (como se fuera una «pasa»);
  • Al aplicarnos una crema hidratante o maquillaje, no dura lo suficiente. La piel no se queda totalmente uniforme. Hay zonas que están totalmente expuestas como se no hubiéramos aplicado nada obligándonos a reaplicarlas;
  • Sorprendentemente vemos zonas más brillantes y con un exceso de grasa por el uso inadecuado de limpiadores o jabones. La piel reacciona haciendo trabajar más las glándulas sebáceas intentando «protegerla»;
  • No utilizamos los productos correctos o demasiado astringentes, favoreciendo la aparición de zonas sensibles o con tendencia a irritarse;
  • Se desequilibra en momentos puntuales por razones climáticas (frío, falta de humedad, viento o aire condicionado, medicación o desajustes hormonales).

RESUMEN:

Aunque tu piel, de nacimiento, sea SECA, MIXTA (normal) o GRASA, si no tiene un nivel correcto de agua estará DESHIDRATADA. ¿Y cómo podrás averiguarlo? Te lo digo…

Una piel correctamente hidratada tiene en el estrato córneo un contenido de agua del 10 al 20%, y se considera deshidratada cuando el contenido es inferior al 10%. Cuando esto ocurre, se producen modificaciones importantes en la piel. Por ejemplo, los lípidos epidérmicos sufren cambios estructurales y son incapaces de retener el agua, aumentando así la pérdida de agua transepidérmica (de las capas más profundas de la piel).

Los síntomas de deshidratación más frecuente en prácticamente todos los tipos de piel son: tacto más áspero, piel más tirante, sensible y con poca luminosidad. ¿Y tú has podido averiguar el estado actual de tu piel?  Como la clasificarías? Necesitas ayuda con ello?

Ya sabes que estoy a disposición para lo que necesites!!!

Un fuerte abrazo.

Cristiane

1 comentario en “Mi piel está deshidratada o seca? Cómo saber diferenciarla?”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s